Expansión del cibercrimen (en México)

Si bien los delitos informáticos aparecieron prácticamente desde la invención de los computadores, por el uso de estos dispositivos como medio para cometer robos y otros fraudes, en los últimos años se ha visto un fuerte aumento del cibercrimen. 

En Chillán, en una comparativa de los primeros cuatro meses de 2012 y 2017, delitos como el sabotaje informático, falsificación de instrumento público, privado, uso fraudulento de tarjeta de crédito, almacenamiento de pornografía infantil o la apropiación indebida de cotizaciones  registran números incomparables con cualquier fenómeno delictivo antes conocido, desde que existe estadística policial: subieron 113% en seis años.

Según el reporte de la brigada del cibercrimen de la PDI cada vez más personas en Ñuble son víctimas de delitos informáticos, lo que evidencia una gran fragilidad y falta de prevención. Este año, solo en un fin de semana, más de 50 chillanejos se vieron afectados por clonaciones de tarjetas de crédito. En promedio les robaron 200 mil pesos a cada uno, pero en otros casos,  mediante otras técnicas de estafas, hemos informado de personas que han perdido entre uno y tres millones de pesos por uso fraudulento de tarjetas de crédito, como también de empresarios estafados en más de 50 millones, que luego se ven enfrentados a la levedad de una legislación que no ha sabido adaptarse a los rápidos cambios experimentados en esta materia.

Otro de los delitos de mayor frecuencia son los ciberataques en redes sociales y teléfonos móviles. En lo que respecta a redes sociales, el robo de identidad es una de los métodos más usados para obtener información de una persona con el fin de perjudicarla u obtener algún beneficio. De acuerdo al último reporte de cibercrimen de Norton, en 2016 hubo casi 13 millones de fraudes manuales y cerca de 4 millones de falsas ofertas y encuestas, únicamente en Facebook.

Por otro lado, en lo que se refiere a ataques ocurridos a teléfonos móviles, el modus operandi más concurrido es el de enviar mensajes de texto. En Chile, 78% de usuarios de dispositivos móviles ha recibido un mensaje de texto de alguien desconocido. Para contrarrestar este panorama del alto crecimiento delictivo, es necesaria una mayor profesionalización en el rubro de lo que se llama “forensia digital”, disciplina que tiene por objetivo disminuir la amenaza de delitos informáticos.

A diferencia de otros delitos, el cibercrimen cuenta con características distintivas comunes, como son la novedad, la potencialidad lesiva, su dimensión transnacional, su constante evolución y, derivado de todo ello, la dificultad de su persecución. Por lo tanto, resulta tan necesaria la prudencia y el cuidado a la hora de tener que suministrar datos personales a través de la Red, como la colaboración entre todos los agentes sociales para evitar que el cibercrimen continúe extendiéndose.

De la misma manera en que se deben multiplicar esfuerzos para que los avances de la ciencia y la tecnología estén al alcance de todos, se deben combatir los efectos no deseados originados por el uso indebido de éstas.

Fuente: La Discusión

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s